LA GUERRA RUSO-JAPONESA

Batalla de Mukden. Crónica de la Humanidad. Plaza&Janés

El 8 de Febrero, y sin previa declaración de guerra, un grupo de navíos japoneses encabezados por el almirante Heihachiro Togo atacó por sorpresa la flota rusa anclada en Port Arthur. Se inició así la guerra Ruso-Japonesa. Este conflicto durará año y medio. Por primera vez un país asiático derrotó a una gran potencia Europea.

La política expansionista de Rusia en Manchuria y Corea chocó con las aspiraciones japonesas y dio lugar al inicio de este conflicto que, de forma bastante temeraria, fue contemplado por los rusos como un paseo militar. Sin embargo, el desembarco del ejército japonés en Corea y el comienzo de la batalla de Liaoyang, pusieron de manifiesto la superioridad Japonesa. Tras saldarse con un gran número de bajas en ambos ejércitos la batalla finalmente fue ganada por Japón.  

Tras un nuevo desastre Ruso en la batalla de Mukden (en ella intervinieron más de 600.000 hombres), que duró del 23 de Febrero al 11 de Marzo de 1904 y que será decisiva para el giro de la guerra, la última alternativa Rusa estaba en el almirante Rodiestvenki. El 27 de mayo las esperanzas se disiparon ya que, tras un lento y penoso traslado desde el Báltico, la flota de Rodiestvenki fue aniquilada en el estrecho de Thusima.

Las autoridades rusas trataron de controlar la información y retrasar la llegada de las malas noticias, pero finalmente la sociedad rusa comprendió su gran derrota.

De forma humillante, los rusos tuvieron que aceptar la derrota y firmar la paz con la mediación de los Estados Unidos de Norteamérica. La Paz, firmada en la ciudad Estadounidense de Portsmouth el 29 de Agosto de 1904, impuso a Rusia la cesión a Japón de varios territorios (La península de Liao-Tung y la mitad sur de la isla de Sajalin), así como los derechos sobre los ferrocarriles del Sur de Manchuria reconociendo también la competencia Japonesa para establecer un protectorado en Corea (en 1910 fue anexionada por Japón). 

Almirante Togo. Historia siglo XX de H-16

  

En la ilustración japonesa se muestra el hundimiento de un buque ruso. Fuente: Gran Crónica Oceáno del siglo XX

En Rusia el resultado de la guerra agravó el malestar provocado por la crisis económica que se arrastra desde principios de siglo. A la sublevación campesina, manifestada de forma clara desde 1902, se sumaron las huelgas obreras y nuevos atentados terroristas. Todo ello iba a cristalizar en la revolución de 1905.

La guerra fue también importante porque implicó un nuevo tipo de conflicto armado con frentes que abarcaron amplios espacios en donde desempeñó un papel relevante el rápido transporte de tropas y armas, tanto por tierra como por mar, gracias a los avances industriales.

 

Mapa de la expansión imperialista japonesa

 

DOS MODELOS DE LA INDUSTRIALIZACIÓN

Rusia y Japón son dos pueblos industrializados tardíamente, con aspiraciones imperialistas evidentes y con modelos autocráticos de Estado. La guerra entre ambos demuestró la superior industrialización de Japón. Por primera vez en la historia un pueblo oriental consiguió que las reformas emprendidas para transformar la sociedad tradicional y el impulso de la industria pesada y  los transportes (unido de forma inseparable a la modernización de su ejército y especialmente de su flota), rindieran sus frutos.