Morrenas, oeste de Peña Ubiña. Cordillera Cantábrica.

El macizo calcáreo de Peña Ubiña, 2417 m, constituye la parte más elevada de la zona occidental de la Cordillera Cantábrica.
Las avalanchas de nieve, caídas desde las paredes escarpadas, originaron un glaciar en su vertiente occidental.
Durante el retroceso de este pequeño glaciar, las diferentes posiciones del frente quedaron registradas por las acumulaciones de los materiales abandonados por el hielo.
Cada morrena indica una detención del frente durante el retroceso; se distinguen cinco, con un desarrollo irregular y asimétrico.El asterisco de la foto anterior marca la morrena señalada en esta con el número 1.

volver a ideas básicas