TEMA 11  EL SEXENIO DEMOCRÁTICO

 

1.      LA REVOLUCIÓN DE 1868: SUS CAUSAS, DESARROLLO Y CONSECUENCIAS

2.      PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DE LA CONSTITUCIÓN DE 1869.

3.      EL GOBIERNO PROVISIONAL DEL SEXENIO.

4.      EL REINADO DE AMADEO DE SABOYA.

5.      LA PRIMERA REPÚBLICA Y EL CANTONALISMO.

6.      LA CRISIS DEL SEXENIO.

 


  


1.- LA REVOLUCIÓN DE 1868: SUS CAUSAS, DESARROLLO Y CONSECUENCIAS.

 

Causas:  Es la última revolución que lidera la burguesía y tiene la intención  como en ocasiones anteriores de acceder al gobierno mediante un golpe de estado, sin embargo el apoyo popular hizo que el movimiento adquiriera tintes revolucionarios. Los protagonistas del mismo no sólo querían derrocar a la reina, sino introducir  reformas tendentes a modernizar el sistema liberal, de manera que al instituir principios del liberalismo democrático, como la eliminación del sufragio censitario, se lograra la participación de las clases populares. Los objetivos fundamentales eran:

            -Lograr el respeto de los derechos ciudadanos.

            -Reconocer la soberanía nacional.

            -Constituir unas Cortes elegidas mediante sufragio universal.

 

Esto le convertía en un movimiento distinto en el que concurrían la burguesía y las clases populares. El objetivo de la primera pretendía acabar con los obstáculos que impedían la modernización del sistema capitalista; para las clases populares, la reivindicación principal era la transformación de la propiedad agraria. Esta revolución se conoce como “La Gloriosa

 


Desarrollo: triunfo de la revolución:  Prim, un jefe militar de gran prestigio había sido elegido en Ostende como jefe del Comité Revolucionario. La revolución comenzó en Cádiz, la cuna del liberalismo español,  con el pronunciamiento del cuerpo de marina comandado por el almirante Topete el 17 de septiembre de 1868. Fue un triunfo fácil sin derramamiento de sangre, seguido de la llegada de Prim desde el exilio para constituir la primera Junta Revolucionaria, a la par que se formaba otra en Sevilla en la que a través de un manifiesto se daban a conocer los principios revolucionarios: sufragio universal, libertad absoluta de imprenta, abolición de la pena de muerte, abolición de las quintas, supresión de los impuestos de consumo, derechos de elección de Cortes, etc.

 

En Madrid se organizó un ejército para defender la causa de la reina, ejército que derrotarían las fuerzas del general Serrano en Alcolea. La reina de vacaciones en San Sebastián toma el camino del exilio sin poner resistencia.

 

    

Consecuencias:

 

Juntas de Gobierno provisional y Juntas Revolucionarias.

Las Juntas revolucionarias surgieron por toda la geografía nacional. Desde ellas se defendían un programa más radical que el desarrollado por el Comité Revolucionario, ya que predominaban los elementos demócratas. Una de sus medidas fue la de armar al pueblo y crear grupos de defensa civil.

 

A veces como ocurrió en Madrid se formaron dos Juntas. La primera integrada por unionistas y progresistas y la segunda por demócratas que acabaron uniéndose para formar un gobierno provisional en el que aparece ya figuras como Prim, Ruiz Zorrilla, Sagasta.

                    


Las fuerzas políticas en este periodo se reestructuraron en torno a cuatro bloques.

 

 

           

El mayor logro de la revolución del 68 fue el establecimiento del sufragio universal con el que se eligieron unas Cortes que redactaron la Constitución de 1869. En este periodo el general Serrano fue nombrado regente hasta llegar a un consenso para ocupar la Corona.

 

 

2.- PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DE LA CONSTITUCIÓN DE 1869,

 

Fue una constitución liberal y democrática, otorgaba un régimen de libertades muy amplio, si se la compara con otras europeas de la misma época.

           

En los primeros artículos se garantizan los derechos de todos los españoles, en una amplísima declaración de derechos, incluyendo derechos de tipo procesal y penal, aboliendo actuaciones sobre las que el autoritarismo arbitrario siempre se había apoyado.  Junto a los tradicionales derechos individuales, se garantiza la presunción de inocencia, la libertad de residencia, de enseñanza, de culto y la inviolabilidad del correo...

 

Se proclama la soberanía nacional y se confirma el sufragio universal masculino (mayores de 25 años)

Se establece como sistema de gobierno la monarquía parlamentaria.

 

Separación de poderes:

 
El legislativo era bicameral (Congreso y Senado) elegido por sufragio universal, con un número de diputados proporcional al número de habitantes de cada provincia con un número fijo de 4 senadores por provincia para hombres de probada suficiencia económica y de titulación
 

.

           

La Constitución de 1869 y el nuevo sistema político, consolidaron los principios  liberal-democráticos, pero frustraron algunas de las aspiraciones de otros grupos políticos, en especial muchas de las reivindicaciones de carácter popular. El modelo de sociedad quedó intacto, campesinos, jornaleros o trabajadores de  fábricas, no vieron mejorar su situación. La penetración y la expansión de las ideas internacionalistas a partir de 1868 y la expansión del anarquismo y el socialismo abrieron una nueva etapa en la organización del proletariado y del campesinado.

 

Labor legislativa de las Cortes.

           

La cuestión de la libertad de culto y la publicación de un decreto de disolución de la Compañía de Jesús engendró un amplio malestar entre los sectores más conservadores de la sociedad. El acoso a la iglesia terminó por concretarse en la Derogación del Fuero Eclesiástico, con el cual dejaba sin efecto los beneficios que la iglesia obtenía del Estado.

 

 

3.-  EL GOBIERNO PROVISIONAL DEL SEXENIO

 

 El primer periodo de 1868-1870 queda marcado por el poder político de los generales: el gobierno provisional presidido por el general  Prim y una regencia a favor del general  Serrano y la elaboración de esta Constitución, la de 1869.

 

 

Su primer trabajo se centró en convencer a las Juntas de que se disolviesen a cambio de dar satisfacción a sus peticiones y de integrar a sus miembros más significados en la administración.

 

La siguiente medida que toma Prim es la de disolver los grupos de defensa civil, lo que fue tomado por los campesinos andaluces como una maniobra contra la revolución social pretendida, dando lugar a levantamientos.

 

En lo económico, se normaliza el sistema monetario con el establecimiento de la peseta para todo el territorio nacional, se abolió el derecho de puerta y se estudiaron medidas de corte librecambista y otras para mitigar el paro subvencionando a los ayuntamientos que contratasen jornaleros.

 

Un mes después el Gobierno Provisional se dirige a  la nación un manifiesto que recoge las medidas demandadas por las Juntas menos la abolición de quintas. Se disolvieron casi todas, algunas como la de Barcelona se resistieron, iniciando los conflictos entre periferia y gobierno central.

 

Otro de las labores del gobierno provisional fue  la búsqueda de un candidato a la corona de España ya que la Constitución contempla como régimen político la monarquía parlamentaria.

 

Esto provocará una guerra europea, la franco-prusiana de 1870, por imponer a sus respectivos candidatos (el Duque de Montpensier, Antonio de Orleans y el príncipe alemán católico Leopoldo Hohenzollern-Sigmarigenel “Ole Ole si me eligen” de los chascarrillos madrileños).

 

La definitiva elección recaerá en el candidato propuesto por el general Prim, hombre fuerte del momento, Amadeo de Saboya (hijo del rey de Italia). El asesinato del general Prim un día antes de que Amadeo desembarcara en España, dejó a este rey sin su más firme defensor, apenas sin respaldo popular, ni de la burguesía, ni de gran parte del ejército.

 

De forma paralela a la Revolución en España se produjeron movimientos independentistas en Cuba y Puerto Rico. En la primera el grito de Yara, lanzado por el criollo Manuel Céspedes, pretendía crear una república independiente con el apoyo de una guerrilla, de los esclavos, de plantadores, etc.

 

El origen del movimiento estuvo en el brutal sometimiento político y económico que ejercía la España isabelina. En el plano social, las desigualdades eran enormes ya que debido a los intereses de los terratenientes, la burguesía era legal. En otra parte estaban las intrigas estadounidenses, muy interesadas en la isla, cuyo control económico pretendían. De nada servían las promesas del Gobierno Provisional ofreciendo mejoras políticas por la vía del diálogo, incluso se llegó a proponer el traspaso de la isla a E.E.U.U..

 

El conflicto se radicalizó en la  “Guerra larga”, en la que los insurrectos apoyados por os norteamericanos fueron incapaces de vencer a las tropas españolas. En 1878 se firma la paz de Zanjón, que no sería más que una tregua en el conflicto.

 

 

           

4.-EL REINADO DE AMADEO DE SABOYA

 

Desde el principio, el nuevo rey careció de apoyos, tras el asesinato de Prim, días antes de llegar el rey a Madrid. Fue un rey políticamente correcto y neutral, que no pudo recabar el apoyo de las fuerzas contrarias a la monarquía ni agrupar a los partidos divididos.

                       

No obtuvo el apoyo de la iglesia, porque durante la unificación italiana, la casa de Saboya mantuvo una postura anticlerical, así que un sector de iglesia y el ejército estuvo a favor de la candidatura del Alfonso el hijo de Isabel II.

            .

La monarquía democrática fue atacada incluso por las clases populares, por los demócratas y por los republicanos. Las fuerzas obreras, agrupadas en Asociación Internacional de Trabajadores se movilizaba en contra de la monarquía, con un poderosos grupo anarquista al frente.

           

Otro sector crítico con ella fue la nobleza latifundista, porque la puesta en práctica de los principios democráticos del régimen derivaría en buena lógica hacia el socialismo y la disolución del orden tradicional. De ahí que este sector luchase por la vuelta a los principios del liberalismo doctrinario que con el voto censitario alejase las probabilidades de cualquier revolución.

            .

La burguesía, sobre todo la catalana se distanció del régimen descontenta con la política librecambista, retirando incluso el apoyo financiero a Amadeo y optando por Alfonso XII.

 

En lo político los gobiernos se descompusieron uno tras otro, resquebrajándose la coalición gubernamental. Sagasta y Serrano se sucedieron sucesivamente en el gobierno, hasta que el estallido de la nueva guerra carlista y los problemas de orden público llevaron a Serrano a solicitar del rey la suspensión de las garantías constitucionales. La negativa del rey movió a la dimisión de Serrano que sería sustituido por Ruiz Zorrilla, que ganó en las nuevas elecciones al frente del partido radical (nueva facción escindida de los progresistas).

 

El final del reinado tuvo su origen en una insubordinación de los oficiales del arma de Artillería, Zorrilla presentó un decreto al rey para disolver dicho cuerpo. El rey se encontró que si firmaba se enemistaba con los militares y si no lo hacía, con los escasos políticos que le eran fieles, de modo que presentó su renuncia en febrero de 1873.

 

 

 

5.- LA I REPÚBLICA ESPAÑOLA Y EL CANTONALISMO

 

 

Consumada la abdicación Congreso y Senado en contra de lo que dictaba la Constitución se constituyen en Asamblea Nacional y asumen la soberanía. Tras el fracaso los monárquicos no tuvieron más remedio que colaborar, entregando el poder a los republicanos.

 

Este hecho establece por primera vez en la historia de España la primacía del pode civil sobre otros sectores hegemónicos como el ejército o la iglesia.

 

La República apenas sobrevivió un año en el que se sucedieron cuatro presidentes: Figueras, Pi y Margall, Salmerón y Castelar.

 

La nueva República tenía en los ambientes populares más de idea social que política y estaba asociada al mito del “reparto”. Aún así las clases populares fueron el elemento sustentador del régimen.

           

Los  republicanos se dividieron muy pronto entre los que pretendían instituir una República Federal por la vía revolucionaria, y los que pretendían hacerlo por la vía de democrática. Esta lucha acabó por desprestigiarles y destruir el sistema.

 

Fue una república sin republicanos sufrió graves crisis políticas:

 

 

Los  republicanos federales estaban decepcionados por la nueva república, y alimentados por grupos anarquistas surgidos con el internacionalismo vinculado al movimiento obrero, y que se alzarán proclamando cantones independientes ciudades como Cartagena, Sevilla, Granda, Cádiz Torrevieja, Almansa, Castellón, Málaga, Salamanca, Bailén, Andújar, Tarifa, Algeciras y Alicante)

 

Además

 

 

En Madrid, la burguesía llegó a organizarse para defenderse del populacho, muchos huyeron y numerosos inversores sacaron sus capitales del país.

 

Evolución política:

 

Figueras fue elegido primer presidente del poder ejecutivo; junto a el participaban una coalición de republicanos. Los republicanos federales adoptaron medidas populares que no había adoptado la monarquía democrática. Entre ellas destacan la concesión de una amnistía, supresión de los consumos y la desaparición de las quintas, medida que nunca fue puesta en práctica.

 

En 1873 se celebran elecciones a Cortes para elaborar una estructura federal del estado que se saldaron con una alta abstención provocad por el retraimiento de los partidos tradicionales, el rechazo a la participación política de los sectores anarquistas, e incluso del pueblo, desanimado por la falta de aplicación de medidas sociales concretas. Proclamada la República Federal, Figueras abandona el poder.

 

Se nombra presidente a Pi y Margall; en contra de lo que cabría esperar la inestabilidad se hizo más intensa, extendiéndose la guerra carlista por el norte y el levantamiento cantonal. Debido al cariz de la situación con un presidente firme en su negativa de restaurar el orden por la fuerza dimitió. La necesidad de controlar tan graves problemas, determinaría un giro del régimen hacia la derecha.

 

En este periodo se presenta un proyecto de constitución federal muy innovadora que pretendía conformar una estructura territorial integrada por 17 estados federados, algunos de los cuales se correspondían con los viejos territorios históricos (Cataluña, Extremadura) que trataba de liquidar la estructura centralista impuesta por los moderados y dar paso a un sistema descentralizado y democrático.

 

Se intentó solucionar el problema colonial mediante la asimilación de Cuba y Puerto Rico como estados de la nación española y la regulación de otros enclaves coloniales con leyes.

 

La única salida que le quedaba a la República era la de controlar el orden público. Tras la elección de Salmerón como presidente, este encargó a los generales Pavía y Martínez Campos la pacificación del área andaluza y levantina, Paradójicamente el ejército que había pretendió marginar se convertía de nuevo en el instrumento de su salvación. de 1873 a 1874, los cantones fueron cayendo a la vez que la República perdía atractivo para las clases populares y las ganaba para los sectores burgueses y financieros que veían como se alejaba el peligro revolucionario. Como consecuencia de esta contradicción entre libertad y autoridad dimite Salmerón, que se negó a firmar unas penas de muerte consideradas imprescindibles para mantener el orden.

 

Se hace cargo de la presidencia Castelar y con el giro definitivo hacia la derecha, se revistió de poderes extraordinarios que le permitieran suspender las Cortes y recortar las libertades. Esta posición provocó la aparición de dos posturas. Por un lado los intransigentes, mayoritarios en las Cortes, que querían que la República se orientara hacia la izquierda y por otro los antiguos radicales, partidarios de estabilizar la situación como única salida del régimen. Cuando Pavía fue derrotado por una moción de los primeros, el general Pavía, partidario de los segundos se apresuró a disolver las Cortes, poniendo fin a la República.

 

 

6.- LA CRISIS DEL SEXENIO

 

Un golpe de estado dado por el  general  Pavía, puso fin a la experiencia republicana el 4 de enero de 1874, siendo sustituido por una especie de dictadura conservadora del General Serrano, hasta que en diciembre de 1874, otro golpe de estado en Sagunto, proclama rey de España a Alfonso XII de Borbón, hijo de la desterrada reina Isabel II. Se inicia así un nuevo régimen en la Historia de España: la Restauración borbónica.

 

 

Tras esto Pavía entregó el poder a un grupo de políticos participantes en la revolución de 1868 y que había destacado por su protagonismo durante la primera fase del sexenio. Se convino entregar la presidencia a Serrano y se nombró un gobierno integrado por antiguos monárquicos, ante la negativa de los republicanos de Castelar a colaborar con Serrano. Tampoco Cánovas, partidario de la causa alfonsina apoyó a Serrano abandonado por las clases conservadoras que ahora apoyaban al futuro Alfonso XII.

 

A lo largo de 1874 estos sectores conspiran a favor de la Restauración. Terratenientes, banqueros y muchos políticos están convencidos ahora de que sólo una reorientación autoritaria salvaguardaría sus intereses.

 

Entretanto Serrano puso en marcha una serie de medidas tendentes a reforzar el orden público y que consistieron en la disolución de la AIT, la finalización del problema cantonal, de la Guerra carlista, en la que participó personalmente y el reforzamiento del aparato militar. Nada de esto logró reforzar su posición ni estabilizar su régimen autoritario, de modo que a finales de 1874, la totalidad de la clase política pensaba en la Restauración con dos vías abiertas, militar y civil.

 

Cánovas era partidario de mantener alejados a los militares, porque sólo la acción política podía legitimar el régimen; sin embargo los acontecimientos se precipitaron al pronunciarse Martínez Campos en Sagunto a favor de la monarquía. El gobierno de Madrid al comprobar que el nuevo movimiento contaba con apoyos militares no opuso resistencia y se consumaba la Restauración.

 

                 

 

En esta turbulenta época, España perdió su gran oportunidad democrática del siglo XIX, pues fueron los años más caóticos de la Historia de la España Contemporánea. Pero a pesar de la Restauración Borbónica, la construcción del Estado liberal y la democratización del país estaban consolidadas, e implantadas las libertades conseguidas hace tiempo en otros países de Europa